lunes, 21 de noviembre de 2016

UNA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y SALUDABLE, APUNTES PARA LOS ALUMNOS DE SEGUNDO NIVEL DE OCTUBRE


Mi tentempié un yogitea y unos frutos secos
Muchos de los asistentes del último curso Zen de noviembre estuvisteis interesados en ampliar el tema de la alimentación saludable y consciente, os dije que publicaríamos una entrada en el blog y… ¡aquí la tenéis! Espero que os sea fácil y de utilidad.

Las enfermedades inflamatorias son algo común en nuestra sociedad occidental donde la alimentación pasa por la estantería del supermercado y hemos perdido el contacto con la naturaleza y sus regalos frescos, saludables y vitalizantes.

Muchos comemos fuera de casa, y aunque cada vez más trabajadores se llevan su tupper de casa, hay que saber qué nos va  a sentar bien, qué nos saciará y qué nos permitirá sentirnos ligeros y vitales al mismo tiempo.

La clave está en los productos frescos y de proximidad, en los colores variados, en las hierbas y en las especies, las cuales no pueden faltar. En el caso de sufrir un proceso inflamatorio, o que implique un estrés en el  organismo, como procesos crónicos o infecciosos, siempre nos irá bien algún suplemento adaptado al proceso, que principalmente serán antioxidantes.

Los principales antioxidantes están presentes de forma natural en la comida diaria, y son la vitamina A que encontramos en el beta caroteno presente en todas las frutas y hortalizas de color naranja, la vitamina E (presente en frutos secos, aceites de semillas de prensión en frío y hojas verdes), la vitamina C ester, es decir ligada a los flavonoides de los cítricos. Esta vitamina C esterificada se convierte también en protectora renal. La vitamina D, y la L-glutamina, ésta última es la precursora del glutatión, un poderoso antioxidante. La silimarina del cardo mariano  también es una precursora natural del glutatión a nivel hepático, además de los otros muchos beneficios que nos puede aportar (recientemente un estudio en el Hospital Universitario Doctor Josep Trueta de Girona utilizó la silimarina,  para reducir el tamaño de un tipo de tumor cerebral de manera significativa).

Los ácidos grasos omegas también tienen un papel decisivo y marcan la diferencia en la recuperación de la salud, pero éstos deben estar en la proporción adecuada. El que más presente debe estar es el omega 3, algunos aceites como el de lino nos aportan una buena cantidad de este omega 3 de origen vegetal, y también el alga nori de sabor muy rico en sopas. Los omega 3 de origen vegetal son de cadena media mientras que las fuentes animales, como son los aceites de pescado, aportan omega 3 de cadena larga. Las dos procedencias son igual de beneficiosas.

Todos estos suplementos tienen que ir acompañados de una saludable flora intestinal. La flora intestinal es la que nos coloniza al nacer y proviene de la madre, como esté la flora de la madre en ese momento así será el nivel de defensas que nos dé. La flora saprofita se adapta a lo que comemos y así crecen unos u otros microrganismos creando un equilibrio. Hay floras más saludables que otras. ¿Cómo ayudar a tener una adecuada flora intestinal? Principalmente manteniendo una buena calidad del alimento, realizando buenas combinaciones (dieta higienista), y tomando alimentos fermentados como yogurt, chucrut, kéfir, tamari, frutas, y alimentos con fibra presente de manera natural, entre otros.

Cuando nos encontramos mal, el apetito decrece, el cuerpo necesita centrarse en la recuperación. Es en estos momentos que podemos hacer uso de la dieta nº7 de la macrobiótica, esta dieta se corresponde con la de 100% cereal. Ya os he hablado muchas veces de ella y de cómo se puede adaptar a las personas convalecientes. Gracias a esta manera de preparar el alimento es más fácil salir de procesos inflamatorios, incluso en personas mayores. En mi familia fue un gran descubrimiento que ayudo a mi hija mayor a dejar el asma atrás, y a mi madre la ayudó a resolver la inflamación de las articulaciones. Es un bálsamo para el cuerpo y el sistema digestivo. Aportamos hidratos de carbono, todos los oligoelementos y ácidos grasos sin forzar al organismo con digestiones pesadas, se puede acompañar de la sopa silvestre caliente, la cual aparece en este blog. La dieta de 100% cereal ayuda a centrar la mente y nos desintoxica de substancias adictivas como la nicotina, la cafeína, los chocolates excesivos y con mucha cantidad de azúcar, elimina mucosidades molestas, etc. Todo esto tiene un efecto rápido de centrado de la mente y el pensamiento, se dejan atrás estados de tristeza, adicciones, y las meditaciones son más profundas y con mejores resultados.

Es muy importante dejar atrás todos los alimentos industrialmente refinados, los azúcares refinados, las grasas manipuladas como las hidrogenadas, la sal refinada o cloruro sódico (en su lugar usaremos sal marina sin aditivos y sin refinar), e introducir alimento vivo y crudo acompañando al cocinado.

Por las mañanas hay que hacer el esfuerzo de un alimento saludable, hay que aprender a desayunar sano todos los días. Tener estrategias saludables para el segundo almuerzo,  saber escoger la comida del medio día, la merienda y finalmente nos podemos esmerar en la cena que compartiremos con la familia. Hay que diseñar un menú sencillo agradable y que se adapte a los tiempos del día a día, que nos dirija a qué necesitamos ir a buscar al supermercado y a las tiendas que nos ofrecen algunos alimentos específicos más saludables y básicos.

Por la mañana nos va a sentar bien la fruta, a media mañana los frutos secos, en la comida una proteína contundente con buenas y abundantes verduras, por la tarde ya podemos introducir unas tostadas con lo que más nos guste pero siempre que haya alimento vivo. Y para la cena un buen cereal cocinado de manera apetitosa, fácil y rápida, como puede ser una quinoa con verduras, mijo o arroz integral, que nos inducirán al relax, a una buena meditación antes de ir a dormir y a un sueño reparador.  Ah! y no podemos olvidar las agradables infusiones que nos acompañan durante el día y nos hidratan cuidándonos y aportando minerales y antioxidantes naturales, a mí me gustan mucho las combinaciones de Yoguitea, pero hay muchas otras que podéis combinar en función de vuestra edad y prioridades, por ejemplo yo siempre añado salvia porque ya estoy en mis casi cincuenta años, pero es importante introducir infusiones agradables que hagan diana en pulmón, hígado y riñón. Otras de mis tiendas favoritas por su honestidad, buen trato y buen producto es Biohorta de Girona, allí encuentro todo lo que necesito o bien lo puedo encargar. Para suplementos específicos compro por Internet en Farmacia Internacional los productos de la marca Solgar.

Hay muchos estudios ya que muestran los beneficios de las técnicas de meditación de manera científica, y que también nos ayudan a mantener los radicales libres a raya, por ejemplo este  artículo de  la University of Texas Health Science Center at San Antonio, United States of America, es muy interesante y  en él se afirma lo siguiente:

“Es importante destacar que este estudio demuestra que durante una sesión de práctica de RR  se inducen cambios rápidos en la expresión de los genes (en la escala de minutos) y que están vinculados a un conjunto selecto de vías biológicas en los practicantes de RR a largo y corto plazo, éstas podrían explicar los beneficios para la salud de las prácticas de RR. Estos genes han sido vinculados a vías responsables del metabolismo energético, la cadena de transporte de electrones, la oxidación biológica y la secreción de insulina. Estas vías desempeñan un papel central en la mecánica de la energía mitocondrial, la fosforilación oxidativa y envejecimiento celular. La hipótesis es que la regulación positiva de los conjuntos de genes de oxidación biológica puede aumentar la eficiencia de las reacciones de oxidación-reducción y, por tanto, reducir el estrés oxidativo.”

*RR= respuesta a la relajación.

Bhasin MK, et al.  Relaxation response induces temporal transcriptome changes in energy metabolism, insulin secretion and inflammatory pathways. PLoS One. 2013. Disponible en:


 
Estoy muy feliz de ver como los alumnos de los cursos zen avanzan en sus vidas resolviendo problemas que parecían no tener muchas opciones médicas, más que paliar dolor y síntomas, estoy feliz de ver, por ejemplo, como los que siguen practicando la técnica dejan las infiltraciones, las morfinas y los bastones. Les estoy muy agradecida porque me dan fuerza para seguir dando clase. Muchas gracias desde el corazón!! J

Blibliografía recomendada:

Anticáncer una  nueva forma de vida, del Dr. David Servant

Los alimentos contra el cáncer del Dr. Beliveau y Gingras

Macrobiótica Zen,  de Georges Oshawa

No hay comentarios:

Publicar un comentario