jueves, 7 de marzo de 2013

Antibióticos naturales


ANTIBIÓTICOS NATURALES

La naturaleza tiene sus propios antibióticos naturales. Los antibióticos naturales tienen la gran ventaja de que no sólo ayudan a prevenir sino que también ayudan al proceso fisiológico de sanación, ya que estimulan el poder autocurativo del cuerpo regulando el sistema de defensas. Los antibióticos naturales provienen del mundo vegetal, se encuentran en muchas plantas y alimentos que consumimos en nuestra dieta cotidiana.
Los antibióticos naturales se pueden utilizar como tratamientos medicinales para sustituir los agresivos medicamentos de farmacia y para aprovechar sus beneficios y variadas ventajas:

No irritan ni estimulan al cuerpo de forma artificial o agresiva, sino que le ayudan a autoequilibrarse y autorepararse por sí sólo.

No tienen efectos secundarios.

Respetan los tiempos de curación necesarios para erradicar la enfermedad.

Son fáciles de conseguir y sus costos son indiscutiblemente más accesibles que los medicamentos de farmacia.

Además de ayudarte a sanar, ayudan a mantener tus células fuertes y sanas.
A continuación, una lista de los antibióticos naturales más potentes y algunas de sus principales propiedades:
EQUÍNACEA: combate bacterias y hongos, excelente para tratar la piel, reforzar el sistema de defensas y combatir catarros. Se consume en cápsulas.
CEBOLLA: excelente antibiótico natural, combate infecciones, bacterias, depura el cuerpo a profundidad, aniquila organismos nocivos, ideal para combatir afecciones del aparato respiratorio y la piel. Se prepara un licuado con cebolla cruda, jugo de limón y un poco de miel.
LIMÓN: uno de los principales antibióticos de la medicina natural, potente bactericida, previene y protege y ayuda a la pronta recuperación de casi todas las enfermedades. Se consume su jugo diluido en agua.
FRESA: tiene propiedades antivirales, pero además, es excelente para depurar el cuerpo y mantenerlo libre de toxinas y microorganismos dañinos. Se consume la fruta fresca.
RÁBANO: excelente para combatir infecciones, rico en vitamina C. Se prepara en licuado con un poco de miel o se consume crudo con un poco de jugo de limón y sal.
AJO: con potentes propiedades antivirales y casi con 40 componentes antibacterianas, desinfectante, microbicida, depurativo y tonificador de la glándula pituitaria.

JENGIBRE: se distingue por su capacidad antibacteriana pero respeta los microorganismos necesarios para el buen funcionamiento de la flora intestinal. Se consigue en cápsulas o se toma como té, hirviendo un poco de la raíz en una taza de agua.
 
TOMILLO: tiene propiedades antivirales, ideal para combatir afecciones respiratorias, no mata a las bacterias pero impide que estas se proliferen. Puede usarse en infusión o en aspiraciones del aceite esencial.
 
ROMERO: potente antibacteriano y antivírico, evita la proliferación de bacterias nocivas. Se utiliza en forma de té, cápsulas o aceite esencial.
 
YOGURT: ocho onzas (225 grs.) de yogurt, tienen un valor antibiótico equivalente a catorce unidades internacionales de penicilina y el bacilo del yogurt permanece activo aun después de haber pasado los intestinos. Se toma una onza de yogurt cada dos horas hasta que ceda la infección. También puede agriarse una onza de leche con unas gotas de jugo de limón, y tomarse cada dos horas con los mismos resultados.
 

15 formas de tomar antibióticos naturales


1.      Una semana a dientes de ajo. Tiene propiedades en las dosis normales que podemos poner en la comida, está presente en el curry, y con la maceración en alcohol de consumo interno se puede realizar un tiempo de dosis terapéuticas. Esta última manera de tomar el ajo debe ser consultada con el médico pues el ajo tiene efectos en la fluidez de la sangre, i las personas que toman anticoagulantes podrían ver aumentados los efectos de la medicación, así mismo las personas delicadas del estómago pueden tomarlo de maneras más suaves, como prepararse un aceite de oliva con dientes de ajo en maceración para aliñar las comidas.

 

2.    Toma canela en rama. La dulce canela no sirve sólo para el arroz con leche y la leche merengada, la canela es un potente antiséptico y estimulante que ayuda a detener las infecciones y aumenta la energía para afrontar los resfriados y la gripe. La canela también ayuda a controlar la glucosa en sangre por lo que es muy útil para los diabéticos y para las personas con tendencia al picoteo de alimentos dulces que no consiguen perder peso. Para los deportistas la canela ayuda a mantener la glucosa en sangre y evita la resistencia a la insulina. 

 

3.  Vahos de hierbas. Uno de los remedios más populares para la congestión nasal y la sinusitis son los vahos con infusión de hierbas o unas gotas de aceites esenciales. Los mejores para destapar la nariz y despejar la garganta son los vahos con menta, pino y eucalipto, pues atacan varios frentes a la vez. ¿Cómo se prepara? Mezcla hojas de eucalipto, menta y pino y ponlas en 1 litro de agua que acabas de dejar hervir, o mezcla 3 gotas de aceite esencial de cada una de estas plantas. Tapa tu cabeza con una toalla e inclínate sin tocar el agua tapando con la toalla el recipiente para que no se escape el vapor. Inhala los vapores aromáticos durante 10 minutos, descansando si el agua está muy caliente. Además de despejar tu nariz, el vapor limpiará los poros y dejará la piel limpia y suave. Efectos secundarios. Los vahos no se deben aplicar a los niños para evitar quemaduras. Las personas asmáticas o alérgicas al polen deben probar antes de hacer los vahos con pequeñas inhalaciones.

 

4.  Jengibre para desayunar. El jengibre es una raíz que da un intenso y picante sabor a los platos y que es un poderoso reforzante del sistema inmunológico muy utilizado en la medicina china tradicional para prevenir y tratar los resfriados por sus propiedades antisépticas, calóricas, antiinflamatorias, reduce la tos y ayuda a expectorar las mucosidades. Además es una raíz muy buena para los deportistas porque no sólo previene las infecciones de vías respiratorias altas típicas después de un entrenamiento aeróbico intenso o de larga duración, también mitiga el dolor, reduce la inflamación, ayuda a quemar grasa y aumenta la energía. Por si fuera poco estimula la memoria. ¿Cómo se prepara? Procura tener siempre raíz de jengibre fresca en casa para poder rallarla y añadirla a purés y platos de verdura. La raíz seca se puede utilizar en polvo para hacer una infusión en el desayuno que no sólo reforzará tus defensas, también te llenará de energía para todo el día. Efectos secundarios. Sólo en dosis muy altas puede ocasionar problemas, pero es raro, las embarazadas pueden tomar jengibre para evitar las nauseas y los niños también pueden tomar la infusión porque tiene un sabor agradable. Ayuda a controlar las náuseas de las personas que están en tratamiento de quimioterapia.

 

5.  Endulza con miel. La miel no sólo da sabor dulce a las infusiones amargas que se toman para eliminar las infecciones, también tiene propiedades antisépticas, expectorantes, vigorizantes y cicatrizantes. Hay muchos tipos de miel, según las flores que hayan utilizado las abejas para elaborar la miel, las más eficaces para las infecciones de bronquios y la tos son la miel de eucalipto, tomillo y espliego. La miel también es una buena pomada antibiótica para las heridas, llagas e infecciones de la piel. Además la miel tiene un gran valor energizante y reconstituyente para las personas deportistas. 

El propóleo es otro poderoso antibiótico que fabrican las abejas para protegerse de las infecciones. Se puede tomar para prevenir y curar ¿Cómo se prepara? Aplicar la miel sobre las heridas directamente para evitar la infección. Una cucharada de miel cada día por la mañana ayuda a aumentar la hemoglobina, es energizante y previene las infecciones. El propóleo se encuentra en forma de cápsulas, jarabe, extracto y tintura y se recomienda tomar de 500 mg a 2 g al día para aumentar las defensas y curar infecciones. Efectos secundarios. Algunas mieles crudas pueden contener esporas de botulismo por lo que los niños menos de 1 año no deben comer miel.

 
6.  Deja de toser con regaliz. La raíz de regaliz tiene un efecto antiinflamatorio y expectorante que alivia la congestión y elimina las flemas. Es además un buen relajante muscular, inmunoestimulante y antioxidante que da sabor dulce a las infusiones de sabor desagradable. El regaliz es una de los mejores antibióticos para eliminar la infección de E. coli que provoca algunos tipos de úlceras gástricas. ¿Cómo se prepara? Se utiliza la decocción de la corteza de raíz de regaliz  en agua hervida durante 10 minutos. Efectos secundarios. El uso prolongado o en altas dosis de regaliz provoca una deficiencia seria de potasio, hipertensión y problemas asociados por lo que no se debe tomar más de 3 tazas al día.

 
7.  Energízate con romero. El romero es considerado el ginseng ibérico por sus propiedades estimulantes. Las inhalaciones e infusiones de romero tienen un fuerte sabor y olor pero son muy efectivas para eliminar las infecciones y ayudar al cuerpo a recuperarse de la enfermedad. ¿Cómo se prepara? Añadir una cucharadita de romero a agua hirviendo y dejar reposar 5 minutos antes de beber con miel en ayunas cada mañana para reforzar las defensas en las épocas de contagio. También se pueden añadir unas gotas de aceite esencial al baño para relajar los músculos doloridos por la fiebre. Efectos secundarios. No se puede usar romero en caso de embarazo, hipertensión, insomnio y epilepsia.

 
8.  Zinc para aumentar las defensas. Los niveles bajos de zinc debilitan el sistema inmunológico, provocan debilidad y pérdida del sentido del olfato. La alimentación actual es baja en zinc,  por lo que se observan deficiencias en personas con altos niveles de estrés, deportistas (el zinc se pierde con el sudor), fumadoras y/o con una dieta rica en hidratos de carbono. Ahora el problema se agrava porque cada vez hay menor contenido en zinc en los vegetales frescos, debido a la agricultura extensiva que desmineraliza la tierra de cultivo. Son buena fuente de zinc los quesos curados, los huevos, las pipas de calabaza. Si ya has pillado el resfriado, prueba a tomar tabletas de zinc (picolinato de zinc) para conseguir una dosis de 20 a 30 mg al día. Efectos secundarios. No se debe sobrepasar la dosis de 30 mg al día porque dosis elevadas pueden reducir el sistema inmunitario e interaccionan con la absorción de cobre y hierro.

 
9.  Megadosis de vitamina C con escaramujo e hibisco con limón. Para combatir el resfriado y acortar su duración se recomienda tomar dosis de 1.000 g de vitamina C al día, una infusión de escaramujo, hibisco y limón supera esta dosis y aporta otras sustancias que te ayudan a curar la infección. Las personas que son muy activas o que viven bajo estrés crónico necesitan más dosis de vitamina C, como el cuerpo no puede almacenar esta vitamina hay que procurar tomar alimentos ricos en vitamina C cada día. El escaramujo es la baya del rosal silvestre con un alto contenido en vitamina C (1.200 mg por cada 100 g), es astringente y ayuda a eliminar las flemas. Las flores del hibisco en infusión o también llamado karkadé también son ricas en vitamina C, pero además son calmantes y antiespasmódicas, ayudan a bajar la fiebre y suavizar la tos. El limón además de aportar más vitamina C tiene una función antiséptica y revitalizante. ¿Cómo se prepara? Se deja una cucharada de escaramujos frescos en un vaso de agua durante una noche. Por la mañana se añade tres vasos de agua más y se calientan hasta que hierva manteniendo la ebullición durante 10 minutos. Cuela la infusión y viértela caliente en una taza con una cucharadita de flores de hibisco y deja que repose 3 minutos tapada. Cuela y añade el zumo de 1 limón fresco y si quieres endulza con miel. Tendrás suficiente infusión para tomar varias tazas a lo largo del día. Efectos secundarios. No se han encontrado.

 
10.  Jarabe de miel, limón y ajo. Este jarabe combina la eficacia antibiótica del ajo con las propiedades calmantes de la miel y el antiséptico y vitamina C del zumo de limón. Es un remedio muy fuerte y eficaz para prevenir y tratar las infecciones más resistentes. ¿Cómo se prepara? Se trituran 3 dientes de ajo fresco y se mezclan con 3 cucharadas de miel de tomillo y el zumo de un limón fresco. Se toma recién preparado entre 3 y 5 veces al día, también se puede calentar antes de añadir el zumo de limón. Efectos secundarios. El sabor tan intenso puede desanimar pero es preciso insistir porque funciona rápidamente. Las personas con estómagos delicados pueden resentirse, en este caso se baja la dosis a un diente de ajo cocido en agua y triturado con miel y zumo de limón.

 
11.  Zumo de zanahoria, naranja y levadura de cerveza. El zumo de zanahoria natural es una fuente de betacarotenos precursores de vitamina A que protegen las mucosas de la garganta y los pulmones y refuerzan el sistema inmune,la naranja te aporta la vitamina C antioxidante y la levadura de cerveza es una fuente de vitaminas B y zinc para recuperarte. ¿Cómo se prepara? Se hace el zumo con u zanahoria, una naranja y una cucharada de levadura de cerveza. Se bebe cada mañana en ayunas y recién hecho para prevenir infecciones. Efectos secundarios. No se han encontrado.

 
12.  Gárgaras con tomillo, salvia y limón. Hacer gárgaras adecuadamente es una buena forma de evitar el contagio cuando hay época de infecciones o de parar la enfermedad a los primeros síntomas. El tomillo y la salvia son buenos antisépticos para eliminar los microorganismos patógenos de garganta y pulmones. ¿Cómo se prepara? Se añade una cucharadita de salvia seca y un cucharadita de tomillo a un vaso de agua hirviendo y se deja reposar tapado durante 10 minutos. Después se cuela y se añade el zumo de limón fresco. Para que el gargarismo sea eficaz, es importante que las gárgaras se realicen manteniendo la infusión en la boca durante 1 minuto y repetir esta operación 5 veces cada vez, entre 3 y 5 veces gargarismos al día.  

 
13.  Chile y cayena picante para despejar la nariz. Los chiles y la cayena picante tonifican el cuerpo y ponen en forma el sistema inmunológico en personas sanas, y son realmente eficaces cuando aparece la infección por su acción antibacteriana y su riqueza en vitamina C. El picante es un poderoso descongestionador y expectorante que despeja las vías respiratorias y alivia la fiebre. ¿Cómo se prepara? Se añaden chiles o cayena en polo a sopas, cremas o guisos o se diluye la cayena en polvo en zumo de limón para tomar caliente tres veces al día. 

Efectos secundarios. El picante está contraindicado en caso de hemorroides, úlcera de estómago, embarazo con nauseas y lactancia.

 
14.  Malvavisco para tus bronquios. Las flores, hojas y raíz del malvavisco son una fuente de mucílago que protege las mucosas y se utiliza para calmar el dolor de garganta, la tos seca, la afonía y el estómago irritado. ¿Cómo se prepara? La decocción de raíz de malvavisco se hace hirviendo durante 20 minutos un puñado de raíz seca en medio litro de agua. Se puede tomar infusión caliente para calmar el dolor y la tos o gargarismos 3 veces al día para la afonía. 

Efectos secundarios. No se han encontrado.

 
15.   Piña para la sinusitis. La piña es una fruta rica en una enzima proteolítica conocida como bromelina, esta enzima ayuda a disolver la mucosidad porque es proteolítica y descongestiona los senos nasales si se toma en sinusitis leves. ¿Cómo se prepara? Se puede tomar piña natural cada día, pero para la sinusitis es más eficaz realizar lavados nasales con licuado de piña natural. Efectos secundarios. No se han encontrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario